viernes, 3 de junio de 2016

LA LLAMADA “MAYORÍA DEMOCRÁTICA”BURGUESA , ¿ES DEMOCRATICA

   
Por Beniezu 

         Hablemos de la llamada “mayoría democrática”,  de ese concepto considerado por la  ideología burguesa como un valor absoluto e indiscutible y en el que se suelen apoyar cuando, esa mayoría  electoral les aúpa  con el poder del gobierno. ¿ Sera que esa  MAYORIA tiene la facultad democrática de  concederles el derecho a gobernar ?. Cosa enormemente errónea en política pues nunca debemos  hacer juicios de valor absolutos  sobre conceptos relativos a las relaciones  sociales  y políticas , pues esta son relativas  y especificas  a  cada clase social y son determinadas  por los cambios estructurales históricos. Y así el concepto de DEMOCRACIA será variable en contenido y forma determinado por el momento histórico y por las clases social que asume su contenido.

              De este modo tendríamos que durante la revolución francesa, en 1789, el concepto de democracia  tenía un valor absoluto relativo a la época revolucionaria y a la clase social que  revoluciono la sociedad y la propia  historia tras la toma de la Bastilla por  los revolucionarios  burgueses franceses  que tras  toma del poder a la monarquía  implantaron  el novedoso Estado Republicano  expulsando del poder político a las castas  monarquías  y  todos sus caducos valores ideológicos y políticos dominantes hasta  entonces.  Fue pues la burguesía, en sus inicios como clase dominante, quien al tomar el poder implanto sus nuevos valores  políticos e ideológicos, aquellos de  “liberte , Legalite e fraternite”, que serian símbolo de unas nuevas formas de entender y hacer política. Casi doscientos treinta años después  el mundo ha cambiado  en formas y contenidos, sobre todo ideológicos, y aquel concepto de Democracia ya no tiene el contenido y la validez de antaño ni tampoco aquella clase  social burguesa  que fue revolucionaria y progresista en su época, hoy significa un freno al desenvolvimiento humano y una fuerza  retrograda para el progreso  de la

humanidad. (1)


 

              El mundo ya no necesita más a la burguesía ni por supuesto a su modelo de estado ni  sus  herramientas ideológicas para justificar sus desmanes  y asentarse en el poder, pues  ya hace mucho tiempo que crea más problemas que beneficios. Las formas de hacer política de la clase social burguesía, de sus elites   hegemónicas  que controlan el mundo occidental,  será siempre en parámetro del crecimiento personal  de su propia clase social, a costa  de la clase trabajadora,  de las clases humildes y desahuciadas y de los pueblos y territorios  débiles en defensas militares. Las consecuencias de esta actitud  egoísta y depredadora están siendo demoledoras para millones de  sus víctimas  que son arrastradas a las más tenebrosas  consecuencias.  Las guerras y el caos  que siembran parecen ser que es el único recurso para el engorde  de las elites hegemónicas  comandadas por el imperialismo de los EEUU.

          El Sistema capitalista  ya hace muchas décadas que dejo de ser  equilibrado  y desarrollista.  Las guerras que a comienzo de este siglo  están desmoronando países enteros con cientos de miles de muertos y desplazados , terrorismos  creados artificialmente para crear  caos y destrucciones  masivas con intereses políticos perversos totalmente planificados y manipulados  con la intenciones de  dominar territorios  estratégicos  y ricos en materias primas cada vez más escasas . 
         
La burguesía ,pues, como clase dominante  no solo crea problemas  políticos y sociales a la propia humanidad , sino que está destruyendo  con su avaricia de producir mercancías  buscando el máximo beneficio sin preocuparse de las consecuencias futuras  de agotamiento, destrucción y  contaminación de la tierra y sus recursos. El equilibrio del ecosistema corre peligro lo mismo que la capa de ozono que  ya está creando desequilibrios en la tierra con el aumento del nivel del mar  que ya los científicos pronostican el hundimiento  de las ciudades situadas al nivel del mar en pocas décadas
          
  Y así bajo el prisma de la ideología burguesa, que no olvidemos  que esta estará siempre condicionada por sus intereses materiales, bajo su concepción utilitaria de la democracia, el concepto de “mayoría democrática”  siempre será  un valor numérico,  exclusivamente  cuantitativo. Y así en sus montajes electorales   los partidos del Sistema  presentan candidatos para  cosechar votos y  quien más votos consiga habrá cosechado una “mayoría democrática” y tendrá la potestad de alcanzar el Pode político que tendrá el rango de poder “democrático”. 
        
  Este racionamiento es tan simple que por serlo sin duda debe tener trampa. Y efectivamente la tiene y bien grande. Porque  es un razonamiento numérico cuantitativo y no cualitativo lo que se está barajando. Se considera a la totalidad de los votantes, como una suma  compacta e igualitaria de  voluntades intereses  naturaleza y composición social.  Se desconoce olímpicamente las  enormes desigualdades sociales  o lo que es lo mismo las clases sociales diferenciadas  con  intereses diferenciados. Y ocurre lo mismo con los partidos que dicen representarles que se presentan como salva  patrias, cada uno mejor que los otros nos dirán. Todos ellos considerando a la ciudadanía como una masa de votantes  compactan en igualdad de intereses medios y posibilidades. Es decir  que van a defender a la par los intereses del gran empresario  que planifica reducir la plantilla por necesidades del  mercado competitivo  y a la vez va defender los intereses de los obreros  que luchan por sobrevivir  y no perder su puesto de trabajo. Algo que es totalmente irreal e imposible de realizar.
    
  Pero claro para que el Sistema capitalista funcione el truco está en que la clase que es dominada y explotada desconozca esta realidad,  El sistema trabaja las 24 horas al día para que los trabajadores desconozcan la realidad de su IDENTIDAD DE CLASE , para que se sientan miembros de una misma comunidad de CUIDADANOS que incluye explotadores y explotados. Todos con los mismos intereses políticos, económicos, y sociales nos dirán. Nos dicen que todos son iguales e idénticos en intereses y demandas políticas por lo tanto el Sistema a organizado el sufragio universal de forma que  los representantes políticos que van a ser elegidos  no van a distinguir intereses ni identidades de clases social , todos son iguales  y por lo tanto sus  representantes serán  “interclasistas “ nos hacen creer que es así pero la realidad es que SIEMPRE se pondrán al servicio del Estado ,un Estado que ha sido creado por la burguesía  para ponerlo a su servicio. Y esta es la razón que la población trabajadora  siempre desconfía y desprecia a los políticos, porque estos a pesar de sus promesas, siempre serán serviles al Sistema y a los intereses de las clases sociales burguesas.
   
Y en este Sistema se  pueden presentar infinidad de partidos político en la concurrencia electora, pero de que servirán a los intereses  de la clase trabajadora si todos ellos son de identidad burguesa. De que servirá si el partido A ha sacado mayoría con respecto al B y al C. si todos ellos van a servir al Sistema, y a las clases  dominantes burguesas. Y esto ocurre independientemente de que se llamen socialistas, tal y como lo hace el PSOE, su nombre es un reclamo engañabobos para sacar votos. Y alguno se preguntara, como se que el partido a quien voto no es un falso y oportunista más  me engaña. Fácil, no hace falta ser licenciado en ciencias políticas , se puede confiar en aquellos políticos que cuestionan este Estado Monárquico corrupto de neo franquistas, y se proclame abiertamente al servicio de CLASE TRABAJADORA  Y CONTRA  EL REGIMEN , cosa que no lo hacen ninguno de los principales partidos  que  participan y legitiman este Régimen. (2)
         
 Y así en el esquema electoral burgués, la suma de los votos participantes, el partido ganador, es considerada  la voluntad política mayoritaria  con derecho a formar gobierno. Todo parece muy democrático para el votante de “a pie”, incluso pensara  que no le gusta el partido ganador  pero hay que respetar a la “mayoría democrática” cuando no ha sido más que una burda tomadura de pelo. Aquí los trabajadores  han perdido un “partido de futbol” amañado, donde el arbitro  el linier y hasta los jugadores están comprados para favorecer al contrario. La clase trabajadora nunca podrá ganar unas elecciones  si no dispone de un partido diferenciado  y con su propia identidad de clase  que se enfrentara  al sistema capitalista corrupto y explotador.
       
  Un dicho popular dice que quien hace la ley hace la trampa.  Y las leyes del Estado burgués las escriben ellos  para defender  los intereses de la burguesía pues suelen ser mayoría parlamentaria, y lo son porque la inmensa mayoría de los partidos son de naturaleza burguesa, es decir, que aceptan  y legitiman el establishment burgués

        Así pues, cuando los testaferros de este Régimen nos hablen de que tras unas elecciones su Gobierno elegido es legítimo porque es fruto de una “mayoría democrática” es una pura falacia. Porque todos los partidos participantes  son de una misma identidad política  y representan los intereses de una sola clase social, la burguesía, y así sus resultados siempre serán ganadores los intereses de la burguesía. Y la discriminación hacia la clase trabajadora, la clase mayoritaria y  la más necesitada  de atención, es evidente pues  no se le reconoce su identidad política de clase, es decir como sujeto político, a participar en  unas elecciones  en liza  con los partidos de identidad burguesa. Y esto es importante incidir, Los partidos de identidad  proletaria so son reconocidos en el Sistema  llamado democrático burgués, lo cual imposibilita a los trabajadores presentarse como partido, no burgués, con un programa  propio, no burgués sino propio de los intereses de los trabajadores.  Su modelo de democracia   es pues una engañifla. Una forma de engañar a las masas trabajadoras que nunca conseguirán  con este Sistema,  y  un gobierno al servicio de las mayorías sociales.

        Y así la clase social burguesa siempre tendrá el poder del gobierno en aquellas llamadas democracias burguesas, gracias a la trampa de su “mayoría democrática” lo cual  significa que a la clase trabajadora, enormemente mayoritaria, se le estará relegado al ostracismo político, pues nunca podrá alcanzar el poder por medio de un sistema mayoritario antidemocrático y sectarita.  Pues quien no es reconocido no tiene rango ni legal ni político   

.