martes, 25 de noviembre de 2014

LAS DIEZ ESTRATEGIAS DE MANIPULACION MEDIATICA DE LOS MEDIOS DE COMUNICACION



Demos un repaso a  esa realidad negativa basada en la explotación y dominación de una minoría de humanos contra la inmensa mayoría de sus semejantes. Realidad que suele estar siempre ocultada y manipulada  cuando detrás está un  Poder depredador motivado por la avaricia y el lucro. La verdad está ahí solo necesitamos iluminar y despejar sus oscuros camuflajes  para  mostrarla ante los ojos del mundo,  pues para las intenciones  del Poder , cuando este es perverso  la verdad y la luz  serán  siempre  mortales para el pues su Poder se apoya y alimenta en gran parte de la mentira de la ocultación y de la manipulación . Y la luz y la verdad se transforman en camino de libertad cuando es abrazada por los oprimidos.


                                                   PROLOGO  PARA ESTE BLOG 
Por beniezu



              Comienzo este Blog con la reproducción de un artículo de autor desconocido profusamente  distribuido por internet  y que ha sido atribuido falsamente a  Noam Chomsky .Independientemente de su autor  el escritor es un buen  conocedor de  las técnicas de manipulación mediática que el Sistema capitalista emplea para mantener a las masas sumisas e ignorantes de la realidad  socio-económica-política.  Seguirán otros artículos, algunos de mi propia cosecha, que iré seleccionando por su incidencia en  este importante aspecto de la manipulación ideológica hacia las masas por el propio Sistema Capitalista de Produccion.

        Porque es necesario incidir que la importancia de la lucha ideológica o la “batalla de las ideas”, es esencial en una batalla donde el  armamento principal que emplea el enemigo es su “poder de fuego” mediático, que no es poco, para la manipulación y la tergiversación de los conceptos políticos para para sembrar la ignorancia y la confusión  con el fin de desestructurar a la clase trabajadora de su identidad de clase social. En una palabra para desarmar a los trabajadores de su mejor y más poderosa arma para enfrentarse al capital; su conciencia de clase.

               
           Porque, insistiremos una vez más, en esta guerra soterrada entre  opresores y  oprimidos, por el momento controlando y dominando por los primeros, la causa principal de que la clase trabajadora haya  sido arrastrada a una situación de desmotivación  y desorientación permanente que le  hace sentirse desarmada e impotente ante un presunto y todopoderoso poder,  lo es, no solo para que pierda el norte, sino que incluso para que desconozca  que ese “norte” existe siquiera.
           Es como aquel que le han mareado en torno a un punto y ha perdido la noción de la orientación. La manipulación, principalmente mediática,  ha conseguido que los trabajadores desconozcan que tienen un enemigo de clase que es  común a todos ellos,  un culpable de sus miserias y de su negro futuro como clase social. Y cuando no se conoce al culpable de los problema, y no se le identifica como causante de ellos, difícilmente se le podrá combatirle y mucho menos derrotarle, y sobre todo, los trabajadores, han perdido la perspectiva de  su poder como clase social potencialmente superior al poder de su enemigo.

                Es obvio que para enfrentarse al enemigo en primer lugar hay que identificarlo, y una vez conocido ya habremos ganado una  batalla, la principal de todas ellas; la “Batalla de las Ideas” Porque de que serviría un ejército de soldados desarmados ,sin fusiles enfrentados a un enemigo bien pertrechado de armamento. Y el arma natural de la clase trabajadora para combatir al enemigo del capital es  un bagaje ideológico  de conocimientos de la realidad socio-política que le rodea donde habrá  sabido identificar a su enemigo de clase natural, la clase social burguesa y su sistema de explotación capitalista, y también habrá sabido descubrir cuál es su auténtica situación de sujeto explotado alienado y manipulado como mero objeto productor y consumidor al que el sistema capitalista le ha relegado. El conocimiento de estos conceptos   le proveerán  de la mejor y más  demoledora arma  que puede poseer para derrotar al capitalismo; su CONCIENCIA DE CLASE

         Factores estos que su desconocimiento han hecho  del mundo  del trabajo asalariado, una especie de “casta” inferior condenada de por vida a depender de la voluntad de la  burguesía y de su inestable economía, a estar atado a las leyes burguesas que legalizan el robo de la plusvalía y la explotación permanente.  Plusvalía que  es arrebatada por el capitalista para beneficio de unas minoritarias clases social dejándole al trabajador las migajas para su subsistencia, y a pagar las consecuencias de los errores que no han cometido. Y esta desinformación  es la causa fundamental de la situación de degradación y  frustración de aquellos  sectores, que van  en aumento y que están sucumbiendo a las crisis endógenas del Sistema.

        En las guerras convencionales, los ejércitos saben que en la logística militar es de vital importancia el conocimiento  del potencial  del enemigo, en armas y soldados, y sobre todo es de vital importancia el conocimiento de la logística de guerra, el diseño y el conocimiento de las rutas y la infraestructura por donde han de transitar los ejércitos, propios y enemigos para temas como el aprovisionamiento, desplazamiento, asentamiento de tropas, defensas etc. El ejercito que controle la información de las  infraestructuras ya tiene media batalla ganada porque ello supone  garantizar las posiciones y facilitar los avances. Y esta estrategia que está basada en el conocimiento del potencial del enemigo supone un arma imprescindible para todo enfrentamiento de posiciones en la guerra tradicional.

               En nuestra guerra de clases  sociales, el escenario de lucha es muy peculiar y diferenciado de la confrontación clásica. Aquí el conocimiento de la logística enemiga se refiere a su potencial ideológico, considerando el bagaje ideológico como su armamento más estratégico y poderoso. De hecho es así pues la estrategia central de guerra de la burguesía, está basada en anular o minimizar esa conciencia de clase del mundo del trabajo, empleando como armas estratégicas todo su arsenal mediático, TV, radio, cine, publicidad, religión, entretenimiento etc. que emplea permanentemente bombardeando a través de sus baterías mediáticas y de todo tipo con el fin de vaciar y envenenar los cerebros   con sus ideas, valores, mentiras, etc.

              Pues la burguesía es consciente de que si los trabajadores adquieren ese armamento ideológico (la conciencia de clase) su estabilidad peligra.  Aquí, pues,  la batalla es ideológica, es el dominio y el control ideológico en el campo de batalla el objetivo estratégico, quien domine en ese terreno casi tendrá la guerra  ganada, y hasta ahora es la burguesía quien está ganado esta  batalla ideológica,  porque los trabajadores estas cuasi desarmados ideológicamente. Y en esta confrontación  siempre estaremos hablando de la clase trabajadora como sujeto carente y desarmado de ese armamento ideológico, no así de la burguesía  porque esta clases social  dominante y opresora  ya posee esa conciencia de clase y es muy consciente de ella y  sus  “ generales” conoce perfectamente  las claves de la estrategia militar , que ya no es convencional ,  es una  guerra psicológica ,basada en  la planificación de sus defensas y de fuerzas de choque  mediáticos  . Es por eso que llevan tantos años en el poder, con  el engaño y la manipulación.

               La auténtica guerra  que se está librando, desde  ya muchísimas décadas atrás, es una confrontación de ideas, pero no  es una guerra  limpia donde las partes se enfrentan en igualdad de condiciones, nada de eso, es   sórdida y sibilina, donde el mundo del trabajo está vetado y ninguneado, imposibilitado más bien, en exponer sus ideas para la confrontación dialéctica al mismo nivel que su contrario. Pues el  escenario, o el “campo de batalla”  donde ambas partes, el capital y el trabajo deberían  confrontar sus ideas es en  la “llamada Democracia Burguesa”, y en este escenario  domina y controla la burguesía plenamente, empezando porque controla el Estado, controla los medios de comunicación , controla  la economía, la educación, los partidos políticos   más relevantes etc. etc.

             Nos hablan de que en “nuestra” democracia, existen las libertades, y la igualdad de oportunidades para las partes. Su democracia, la “democracia burguesa” solo es una vulgar engañifla, una dictadura camuflada, donde el poder está en manos del capital, que controla el Estado donde sus medios de comunicación, en convivencia absoluta con el poder político, moldean la voluntad,  las conciencias y las voluntades sin que sus víctimas lo perciban. El control ideológico es casi absoluto por el mundo del capital. Nunca podremos hablar de igualdad de oportunidades ni de libertad para el mundo del trabajo, solo de una vulgar burla a la democracia verdadera.

              Y el mundo del trabajo ¿de que dispone, o controla? Se puede decir que alguna cosilla, alguna revista y algunas páginas de internet, pero que su nivel de audiencia e incidencia mediática es mínimo, es por eso que es permitida aunque últimamente ya están alarmados con internet y se preparan para controlarlo también

                Esta  guerra de ideas que se está librando, es muy peculiar, porque en realidad, el arma favorita de la burguesía consiste en ningunear las ideas del contrario,  anularlas  y  desconocerlas. Y hablamos de los conceptos más poderosos y peligrosos para la burguesía, las clases sociales  y  la lucha de clases .Porque estos conceptos  marxistas son,  por una parte , el fundamento de las ideas del socialismo y a la vez la burguesía basa su ideología  en la  negación  de la existencia de las clases sociales y de la lucha de clases , pero su forma de combatir estos conceptos es ningunearlos , ocultarlos ,hacerlos inexistentes pues no tendría argumentos para rebatirlos

            Y aquí entramos en ya  en la descripción de la peculiar batalla de ideas que se está dando, a diario  y en amplios y diversos escenarios como campos de batalla. Esta batalla es sórdida y sibilina diaria y constante  por parte de la burguesía y fundamentalmente por su poder mediático,( Poder que dentro del neoliberalismo   también debemos considerar como parte de los  Poder del Estado pues su finalidad es apuntalarlo )  Que se centrara en ocultar  la realidad de las clases sociales y de la existencia de la lucha de clases  en las sociedades controladas por la burguesía, No olvidemos que este discurso forma parte, de los fundamentos de la propia burguesía y es la base de su ideología política dominante  burguesa. (1)

              Y así La masa social sobre todo la clase trabajadora  será víctima de la ideología dominante, que machacona, insistente y omnipresente moldea su cerebro, mejor sería decir, vacía  su cerebro de  todo atisbo de cordura, criterio, y racionalidad, siendo la base de su efectividad la machacona repetitividad de tópicos tendentes, no a convencer sino que a intoxicar y provocar sentimientos de repulsa y odio  hacia el concepto emancipador del socialismo o comunismo,  al que previamente lo han deformado, satanizado y vilipendiado hasta  extremos infinitos”.

              Y así la burguesía, la metodología que emplea para apuntalar su ideología es por partida doble ,despolitizar a las masas , fundamentalmente a la clase trabajadora, desproveyéndola del conocimiento de los conceptos de la política, creándole “intereses” sustitutorios ,para aturdirle y desviarle del conocimiento que de verdad le interesa y en este paquete “ideológico apolítico”  esta por supuesto el de incrustar  en sus cerebro la idea del “ciudadanismo” interclasista , donde no existe la explotación de una clase contra otra clase ,cuyo fondo ideológico contiene la perversa ideología de que las brutales consecuencias de la explotación y la opresión de la burguesía contra la clase trabajadora ,no son  consecuencia de la lucha de clases sino del fatalismo individual de aquellas víctima ,por ejemplo los suicidas por desahucios, que no han sabido adaptarse a las oportunidades que brinda el Sistema para “triunfar”. Es decir, no es el Sistema capitalista basado en el lucro personal a costa de la miseria del trabajador, el culpable es el trabajador que no ha sabido ser más listo y oportunista que sus compañeros


                       Este es un Estado, que como otros del mundo Occidental controlado por la burguesía, hoy ya rabiosamente neoliberal, además de tener un ejército de militares policías jueces educadores etc. entrenados unos para reprimir otros para adoctrinar de forma sibilina empleando técnicas sofisticadas para modelar cerebros, embruteciéndolos como marionetas vacías de conciencia y criterios propios, para  ser  manipulados  interesadamente con técnicas  basadas en el desarme ideológico de la clase trabajadora, para mantenerla eternamente sumisa y doblegada, para fabricar  “zombis” o mentes   “apolíticas” no pensantes en este mundo de la política para así  manipularles y explotarles mejor

Enlace (1)http://beniezu.blogspot.com.br/2014/10/preambulo-el-gran-engano-de-la-modelica.html



LAS DIEZ ESTRATEGIAS DE MANIPULACION MEDIATICA DE LOS MEDIOS DE COMUNICACION


 Autor desconocido                                                                        

1.- La estrategia de la distracción.
El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las élites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes.

La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. “Mantener la atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los animales (cita del texto “Armas silenciosas para guerras tranquilas”)”.

2.- Crear problemas y después ofrecer soluciones.
Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desean hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.

3.- La estrategia de la gradualidad.
Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicados de una sola vez.

4.- La estrategia de diferir.
Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente.
Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.
                                               
5.- Dirigirse al público como a criaturas de poca edad.
La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discursos, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. ¿Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos edad (ver “Armas silenciosas para guerras tranquilas”)”.

6.- Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión.
Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido crítico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos…

7.- Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad.
Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que plantea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposibles de alcanzar para las clases inferiores (ver “Armas silenciosas para guerras tranquilas”)”.

8.- Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad.
Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto…

9.- Reforzar la autoculpabilidad.
Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se autodesvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. Y, sin acción, no hay revolución!.

10.- Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen.
En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídos y utilizados por las élites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.