miércoles, 11 de octubre de 2017

Las mentiras de la España neo franquista



  
    Hablemos del  aparatoso revuelo que el integrismo español está montando por la situación creada en Catalunya. El problema es la llamada “sagrada unidad” de su  España, de lo que ellos entienden como España, y me refiero a los Poderes facticos del Estado y a su interesada manipulación que hacen del concepto, que hay que reconocer consiguen arrastrar y contaminar a no pocos individuos de poca o nula formación política y sociológica, que suelen ser masivamente manipulados y mediatizados por los medios de intoxicación masiva. Lo que estos poderes dicen y hacen sobre el particular es fruto de una forma interesada de  entender el  concepto de España, que no es banal ni improvisado, siempre ha sido  perfectamente estudiado e implementado para sacarle buenos réditos ideológicos y sobre todo políticos. Los nacionalistas radicales españoles, aquellos del pueblo llano, entienden la identidad de España como les  han enseñado que entiendan, Es una ideología nacionalista ultra, absorbente, excluyente y dominante, de una pasión enfebrecida hacia lo que ellos entienden como una ideología  propia. Es un sentimiento contaminado impregnado de irracionalidad y fanatismo creado por los poderes mediáticos para sacarle rentabilidad política manipulando y dirigiendo sus energías  hacia el terreno político que interesa al Poder,  Porque los poderes de la derecha, siempre se mueven en el terreno política cuyo transfundo es económico, es decir, hacer o no hacer algo en función de su rentabilidad económica. Las proclamas subliminares siempre son la parte decorativa de sus retorcidos intereses lucrativos. 
  

    

No nos creamos que son viejos y caducos iconos, con Rajoy  están bien actualizados 

           La España que soporta el Régimen del Estado neo franquista español es ciertamente una "España" peculiar, aunque mejor deberíamos decir son varias "Españas" sometida a grandes presiones  centrípetas  para crear la impresión de unidad. Cuarenta años con Franco y otros tantos con los herederos del dictador han modelado una ficticia imagen de " Una grande y libre" España, gracias a la machacadora actividad de lavados de cerebros masivos por sus poderes mediáticos mayoritariamente afines al Régimen, en el modulo de una sola "España grande y libre", y además “democrática”, además de  todo tipo de presiones económico políticas y culturales tendentes a esa artificial esquema de unidad.


         Pero últimamente y tras la fantasmal “Transición”, no es predicada en parámetros políticos de aquel pestilente "Movimiento nacional" franquista, sería demasiado estúpido vestirse de democracia occidental  y actuar exhibiendo iconos  y modales de la dictadura a la cual presuntamente se dice pretender  superar y enterrar. En realidad esta concepción subliminar de “España” es la misma concepción expandía por Franco y su retorcida doctrina totalitaria, aquellos valores heredados de Franco “una grande y libre”: Intocable, sagrada, “poderosa” portadora de las esencia de aquella España imperial, bendecida por la iglesia oficial, etc. Conceptos Ideológicos que  tras la  llamada Transición  el Estado la ha seguido arrastrando en estos casi cuarenta años de farsa democracia, a pesar de que en la Constitución se dice que este Estado es oficialmente aconfesional.



       Los poderes facticos políticos y económicos del franquismo quedaron intactos tras la llamada "Transición". Sus personajes  solo se cambiaros de vestimentas, de aquellos modales estridentes y autoritarios y de sus iconos más representativos. Pero no así sus instintos criminales fascistas y depredadores. La cuestión de la "España una" no es banal, y no solo por los factores de perdida territorial, sino sobre todo por la pérdida de aquellos "principios" o símbolos políticos en los cual los neo franquistas  han vasado adoctrinado  y alimentado su fantasmal “grandeza” carpetovetónica. Si se da la “desmembración  de España" el Régimen quedaría cojo y gravemente dañado, no físicamente sino en su orgullo totalitario de casta dominante .Que le queda a un imperio, aunque sea fantasmal, si le quitas parte de su   territorio. Solo el ridículo y el fin de la comedia imperial. Y  muerta esta imagen sería el fin del Régimen por el derrumbe ideológico representativo de una fantasmal e irreal España unida.



      Esto que sonara a arcaico, que ciertamente lo es, pero es que los detentadores de los poderes facticos del actual Estado español, no  podemos olvidar, se rigen por  parámetros y valores de un autoritarismo arcaico pero real, y de unos valores ideológicos que inculcan a la masas  aunque sean propios de papanatas irrecuperables.  Alimentados y consentido  por muchos anos por la  indolencia  política de la inmensa mayoría de la población a la que se le había engañado con mentiras propias de las técnicas de la Guerra de Cuarta Generación, para que se creyese la mentira de la “modélica Transición” y de las grandezas de una España de “regio abolengo imperial”. Todo puro humo. Porque la realidad, para el pueblo llano, es bien cruda y distinta de sus cuentos de grandeza. y de “raza invencible”. Y para todos aquellos que desconocen la verdadera y oculta naturaleza del Estado Español, les recomiendo leer los enlaces incluidos donde descubrirá su verdadera naturaleza, bien distante de la oficiosa  propaganda que se hace a sí mismo el propio Régimen