lunes, 18 de abril de 2016

ACLARANDO QUE ES LA DERECHA Y LA IZQUIERDA POLITICA

                                   
CUADERNOS DE PEDAGOGIA POLITICA
Por Beniezu
               Para conocer el origen de los conceptos izquierda y derecha  tenemos que remontarnos a los comienzos de la Revolución francesa haya por el año  1789  donde las diferentes tendencias políticas estaban reunidas en Asamblea Constituyente para dotar de una Constitución al pueblo francés, analfabeto en su mayor parte,  (Cosa que , por estas tierras , parece que no ha mudado mucho desde entonces en cuanto a analfabetismo político) , Así, el 11 de septiembre de 1789, se discutía acerca del poder del monarca respecto a la Asamblea, institución representativa de los ciudadanos franceses.
          Con el objeto de discutir de forma más ordenada, los partidarios de otorgar un derecho de veto más amplio al monarca se situaron a la derecha mientras que los parlamentarios tendentes a limitar al máximo dicho poder si situaron a la izquierda. Dándose así las claves simplificadas de la orientación política. Monárquicos o conservadores derecha, innovadores y republicanos, izquierda.
                                                             En que se diferencian
     
             Ha llovido mucho desde entonces y el concepto de “izquierda” , no así tanto el de la derecha, ha sido despiadadamente manipulado y tergiversado a conveniencia  sobre todo por la ideología  burguesa , con la intencionalidad  de sembrar confusión y debilitar el propio y original concepto de izquierda. En mi opinión creo que va siendo hora de acabar con tanta confusión y darle  al concepto de izquierda su autentico sentido y contenido de identidad socialista.
          Una identidad de izquierda y socialista  que solo podrá ser reivindicado por aquellos que hacen seguimiento de aquellos  postulados teóricos históricamente asumidos bajo parámetros de la lucha de clases y de la emancipación del yugo capitalista. Aquellos que siempre cargaron  la  radical  reivindicación del  Estado socialista como culminación del necesario proceso revolucionario surgido de la lucha de clases y  que solo lo podrán  reivindicar la clase trabajadora y su proyecto de Revolución Socialista

          Ya va hora de desechar como presunta “Izquierda” aquellos que se autodefine de “izquierdas” o “socialistas” y desarrollan políticas puramente neoliberales. Ya va siendo hora de tomar cuenta a esos farsantes y desenmascararlos como charlatanes y engañabobos. 



             Es  la hora de definir quién es quién en el terreno de la política, pero debemos hacerlo siempre desde la visión marxista de la lucha de clases, es decir entendiendo la esencia histórica de la política como la confrontación entre dos clases sociales y sus intereses  irreconciliables y contradictorios. Tradicionalmente se ha simplificado la definición de  IZQUIERDA  a quienes  se colocan al lado de los intereses de la  clase trabajadora y a la  DERECHA a quienes se posicionan al lado de los intereses de las grandes corporaciones económicas  o de de burguesía en general. Ambos posicionamientos agrupados en torno a partidos, o actividades socio-político-culturales  etc.  diversas compitiendo por hacerse con el poder político.

           Esta simplificación lo es porque en un escenario de concurrencia electoral, la amalgama de partidos suele ser tal que, el Sistema ideológico burgués los ha   etiquetado y manipulado interesadamente en presuntas tendencias de naturaleza política  a las que considera “políticamente correctas, es decir integradas en el Sistema burgués capitalista,  cosa que ha dado lugar a todo un mundo de confusión interesada sobre estos conceptos con el fin de aturdir, aún más de lo que están, a amplias capas de la población sobre el auténtico sentido semántico de los términos. Y así los ideólogos de la ideología burguesa tienen una peculiar manera de valorar estos conceptos, siendo de “derechas” aquellos partidos considerados del “orden tradicional de toda la vida” íntimamente ligados al poder económico de las oligarquías y a sus estrategias “desarrollistas”. Y de “izquierdas” aquellos partidos ”contestatarios” que propugnan críticas y reformas al Sistema , o del gobierno pero  dentro de este  Orden burgués, es decir cambiar algo pero que todo siga igual. Y aquí entran en la categoría de izquierdas aquellos partidos como los  eurocomunistas, los socialdemócratas más radicales, los partidos verdes y ecologistas, los feministasetc., todos aquellos que propugnan cambios y reformas pero no cuestionan el Sistema, es decir el modelo de Estado capitalista.

            Y dentro de este campo de “izquierdas” suele haber con bastante frecuencia tendencia a autodenominarse de izquierdas entre los social-demócratas (centro derecha) por aquello de atraer votos del mundo del trabajo, porque este concepto de “izquierdas”, ciertamente carga un cierto carismae luchasy conquistas heroicas contra el capital. Y caso especial es lo del llamado PSOE y sus sucursales que no solo es un vulgar partido de derechas travestido a socialdemócrata, o algo parecido, sino que además ha sido uno de los dos pilares de la farsa de la “Transicion”que junto al PP nos colocaron  una descomunal pieza teatral representando una “transición a la democracia” lo que siempre ha sido la escenificación de un plan conspirativo de los servicios secretos de los EUA, la UE y la poderosas socialdemocracia alemana para darle una salida “dentro del  orden”exigido por la OTAN  lejos de aventuras izquierdistas  autenticas, plan al que los “comunistas” de Carrillo se apuntaron sin demasiada oposición.(1)

        Pero hagamos una abstracción y olvidemos del condicionante electoral, aunque en los tiempos que corren sea un poco difícil desligarnos del marco electoralista para hacer lo que vulgarmente se entiende “hacer política”, y este es uno más de los vicios a superar que tenemos que agradecer a esa   izquierda descafeinada y oportunista que ha perdido el norte del concepto mismo de la política marxista. Y digo abstracción porque debemos situarnos en un plano totalmente diferente de la realidad de este Sistema burgués y de sus reglas de juego electorales. Reglas de juego que en realidad no permiten poner en práctica un modelo de Estado que todo marxista consecuente debería asumir, es decir el Estado socialista incluida la abolición de las clases sociales y del capitalismo.  ¿Alguien se imagina un partido de esta naturaleza presentarse a las elecciones con ese programa político? Claro que no porque sería demonizado, ilegalizado y perseguido como a la peste por el poder policial y mediático de nuestra maravillosa “democracia” al  que sin duda alguna seria enlazado y procesado con algún fantasmal y malvado grupo terrorista malvado donde los hubiese .

            Lo que demuestra en principio el mito de la llamada “democracia burguesa” y su farsa del posibilismo electoral, pues esa libertad se limita exclusivamente a las opciones de gobiernos de identidad burguesa, estando vetadas todas aquellas opciones de gobierno de identidad socialista que serían aquellas propugnadas por partidos marxistas rupturistas con el Estado burgués y que en caso de ganar los comicios darían el poder a la clase trabajadora. Recomiendo leer el artículo, “El mito de la llamada democracia burguesa” (2)“donde se exponen estos conceptos de la identidadpolítica que son el fundamento del partido político. Lo cual condiciona a los políticos marxistas consecuente a “hacer política “prioritariamente al margen de los cauces electoralistas, al menos a no ser condicionado por estos cauces, lo cual no quiere decir que se utilicen puntual y tácticamente como apoyo a una estrategia superior.

       ¿Y También, y simplificando preguntamos, qué es lo que va distinguir a la “derecha” de la “izquierda”? Pues, diremos que es lo que les define (debería ser) en el tipo y en la naturaleza de Estado que esa tendencia propugna y se propone gestionar. Y que como sabemos, o deberíamos saber, un Estado es la máxima expresión política organizada de una sociedad civil que tiene como finalidad organizar defender e implementar prioritariamente, los intereses económico-sociales-culturales etc. de una de las dos clases sociales antagónicas que componen las sociedades llamadas Occidentales o capitalistas en la actualidad,(aquí no pueden haber duda alguna) Básicamente podríamos definirlas en; la clase trabajadora, productora y generadora de riquezas y capital. Y la clase burguesa, especulativa, explotadora y a veces parasitaria que suele ser la que posee y gestiona (mal gestiona) el capital generado por la fuerza de trabajo producido por la clase trabajadora.

          En realidad esta explicación de sus diferencias nunca la daría un político de la derecha, ni tampoco los partidos de falsa identidad socialista pues ellos no reconocen que un Estado burgués esté al servicio de esta clase social sino que está al servicio del “país”, o de la “ciudadanía” así se evitan las engorrosas explicaciones de la explotación de una clase por otra.
          Esta explicación simple y elemental del concepto del Estado, con el tiempo y sobre todo con la degeneración ideológica del llamado “euro comunismo” se han ido desvirtuado totalmente, aquellos  conceptos marxistas de la lucha de clases y el olvido de los objetivos revolucionarios basados en la creación de un Estado socialista,  pero sin embargo y haciendo gala de una monumental desvergüenza aún conservan la falsa bandera de su identidad comunista o socialista, simples oportunistas que han hecho de aquella noble tarea militante, una grotesca caricatura.

            Los términos derecha e izquierda, han sido totalmente degenerados con el fin de provocar confusión y desaliento en las masas.  Y así una parte de la clase trabajadora se cree que el PSOE es un partido de “izquierdas” cuando lo que hace es dedicarse a la gestionar un Estado al servicio del Capital alternándose con el PP y del modo más agresivo imaginable. Y lo mismo diremos de IU que ha degenerado a ser un partido o agrupación de amigos, que con su actividad institucional además de solventar sus necesidades  profesionales y financieras, ya solo sirve para legitimar un Estado corrupto y nada menos que heredero  del franquismo. Y para comprender el grado de desorientación política que muchísimos de estos trabajadores, que potencial y objetivamente deberían posicionarse al lado izquierdo de la política, suelen hacer a veces votando al PSOE y tras comprobar que son unos farsantes y por pura  venganza estos mismos trabajadores en el sumun del analfabetismo político en unas próximas elecciones  votaran por al PP .