martes, 26 de abril de 2016

REFLESIONES POLITICAS SOBRE LA “VERDAD”

  Por  Beniezu

 ¿Que es la verdad?, ¿Significa lo mismo el concepto de verdad para un marxista que para un no marxista? ¿Tendrá el mismo contenido  para los empresarios que para los trabajadores asalariados? ¿Para un obispo que para un trabajador desempleado? La verdad, cuando tiene forma de ideología / política y es asumida  y defendida por alguien, solo es coincidente con otros sujetos políticos cuando tienen los mismos intereses de clase. Cuando estos intereses son antagónicos, la verdad, su contenido, es también  antagónica. Y aquí cuando hablamos del concepto de “verdad” nos referimos siempre a su modalidad ideológico / política. 

  La "verdad”, sociológicamente hablando, en sí misma no existe, del mismo modo que podemos afirmar que el pensamiento en sí mismo no puede existir sin el ser que lo genera. La verdad es inherente no solo a la persona a la que  representa sino a la clase social a la que el individuo pertenece. Los individuos no somos seres aislados, somos seres sociales atados a la sociedad y a sus reglas sociales. Las clases sociales existen, no en sí mismas sino en función de las diferencias entre ellas mismas, si no existen diferencias, las clases desaparecen. Y por tanto los valores ideológicos o teóricos que cargan suelen ser también diferentes. Y desde tiempos inmemorables las diferencias sociales entre clases sociales, han existido. Estas diferencias, sus propiedades  y características también han sido diferentes en los distintos periodos históricos. Y también han sido y serán variables los valores que las distinguen y configuran. La afirmación de Marx de que la “lucha de clases es  el motor de la historia” O lo que es lo mismo, que la historia de la humanidad  siempre ha estado y estará  condicionada por la lucha de clases es un realidad  inmutable, tal como lo es la gravedad como valor  inmutable en la propia física universal. Y esto quiere decir que la “verdad “es un concepto relativa al tiempo en que es descrita  y a la clases social que la configura. La verdad nunca será igual para un empresario y sus intereses económicos que para un trabajador asalariado y sus necesidades más perentorias. Del mismo modo que el relato de esa verdad al ser  diferente y hasta antagónica, nunca podrá tener las mismas  posibilidades de ser expandida por los representantes de unas clases y la otra.



           En la actualidad las sociedades occidentales están  siendo sometidas por un imperceptible constante y total control ideológico que es expandido por la clase dominante burguesa por medio del control que ejerce no solo del Estado sino también sobre la economía, los medios de comunicación , el consumo el ocio etc.  Quien es dueño de cualquier medio material dispone de él y de sus funciones para su provecho. Las sociedades occidentales están sujetas a una enorme presión psicológica, cargados de mensajes, subliminares unos y otros directos con el fin de incrustar en los cerebros  mensajes  tendentes en asimilar conceptos de la ideología burguesa, que serán asimilados sin la más mínima reflexión por el común de los mortales  aceptándolos como naturales y lógicos. Es de este modo que la ideología dominante que ostenta la clase dominante es inculcada entre las masas sin que esta la cuestione en absoluto.

     En la actualidad, la burguesía, es la clase social  más poderosa la que domina y controla la totalidad de las sociedades llamadas “democracias burguesas” y es la que  que relata su concepto de la verdad  que abarca  todos los conceptos tales como democracia, libertad, el bien y el mal, las propias leyes etc.y será la que se imponga a la totalidad de la sociedad en aquellos estados que la burguesía controla,  será los valores oficiales, serán los que  le representan y hacen que  se mantenga  en el poder. La verdad, su  relato y su contenido, es pues relativa a la clase social que domina en ese momento histórico.